Cómo Masajear a tu Bebé

La conexión con el bebé no sólo es verdaderamente importante sino uno de los sentimientos más lindos del mundo. El amor y la protección que se siente hacia el bebé son incomparables. Hacerle masajes al bebé es una manera maravillosa de vincularse y conectarse con él.
Todo lo que hay que hacer es acariciar suavemente el cuerpo del bebé con las manos creando una sensación dulce y rítmica que mueva suavemente sus pies y manos.
 
Los masajes ayudan al bebé (y a ustedes también) a relajarse ya que se liberan sustancias químicas agradables en el cerebro. También puede ayudarlos físicamente; el masaje a los niños puede ayudarlos a ganar peso. 
Antes de comenzar con el masaje, la habitación debe estar cálida y tranquila para que ambos puedan relajarse. Se puede poner una música relajante de fondo pero lo suficientemente baja como para que el bebé pueda escuchar tu voz. El bebé debe estar cómodo y calmado, el mejor momento es cuando está despierto y entre comidas.  

El masaje para bebés se está convirtiendo en algo cada vez más popular en todo el mundo, pero es una actividad que existe desde hace muchos años. Los padres masajeaban a sus hijos desde los tiempos de la antigua India y desde los principios de la Dinastía Qing en China.
El masaje puede comenzar apenas el bebé vuelve a su casa. Sin embargo, es mejor esperar un par de semanas antes de usar aceites o lociones. Los bebés recién nacidos tienen la piel sensible y puede resecarse, y los aceites podrían empeorarla. 

 Cómo masajear a tu bebé

 Masajear las Piernas del Bebé 
• Apoyar las manos sobre el muslo del bebé y bajar hasta el pie. 
• Apretar la piel suavemente mientras se hace esto. 

 Masajear los Pies y los Dedos del Bebé
• Girar suavemente el pie en cada dirección un par de veces y acariciar la punta de los dedos bajando hasta el tobillo. 
• En la planta de los pies, trazar pequeños círculos con los dedos. 
• Con el pulgar y el dedo índice, apretar suavemente los dedos de los pies hasta el final. 

 Masajear el Cuello del Bebé 
• Acariciar la frente del bebé bajando con las manos hasta la nuca. La cabeza del bebé es muy delicada por lo que se debe ser muy suave. 

 Masajear la Espalda del Bebé 
• Apretar suavemente con la yema de los dedos desde el cuello hasta las caderas al lado de la espalda, manteniéndose alejado de la columna vertebral. 

 Masajear el Pecho del Bebé
• Juntar las palmas de las manos y colocarlas sobre el corazón del bebé. Luego abrir las manos, comenzando con el dedo meñique. Ligeramente aplanar las palmas de las manos sobre el pecho del bebé. Repetir este procedimiento varias veces. 
• Colocar una mano plana a la altura del pecho y acariciar hacia abajo hasta las caderas. Repetir esto varias veces, alternando las manos. 

 Masajear los Brazos del Bebé 
• Acariciar suavemente los brazos del bebé desde los hombros hasta las muñecas con la yema de los dedos.  

 Masajear las Manos del Bebé
• Simplemente trazar pequeños círculos alrededor de las manos con el dedo pulgar. 

 Consejos a la hora de Masajear al Bebé 

En el momento del masaje, el bebé puede tener o no puesto un pañal, en el caso que lo tenga es conveniente aflojarlo al momento de masajear la espalda. 
Conversar con el bebé mientras se le hace el masaje ayuda con la unión y hace que la conexión entre ambos sea más simple. El bebé comenzará a reconocer el sonido de tu voz, junto con la música, y a asociar ambos sonidos con el masaje. 

 Mantener la Piel del Bebé Suave 

Antes de comenzar con el masaje, colocar al bebé sobre una toalla limpia. Lavar la toalla con Comfort Pure te asegura que la toalla estará suave sobre la piel delicada del bebé. 
Es importante tener un pañal limpio y una muda de ropa cerca tuyo para poder cambiarlo rápido, manteniéndolo cálido y cómodo. 
Una buena idea a la hora de hacerle masajes es usar un aceite natural a medida que van creciendo. Puede facilitar el masaje y también puede ser bueno para la piel. Evitar los aceites a base de nueces (refinados y sin refinar) ya que puede causar una reacción si el niño es alérgico a las nueces. 

 Más Beneficios sobre el Masaje para Bebés 

Masajear al bebé te brinda la posibilidad de tener ese tiempo de conexión especial. Durante el masaje, ambos pueden aprender el uno del otro. Es bueno tomar este tiempo para conversar con el bebé y abrazarlo. Simplemente hay que disfrutar el momento entre los dos.
TOP