Cómo Bañar a un Recién Nacido

Muchos padres se preguntan cada cuánto se debe bañar al  bebé. El bebé no necesita bañarse todos los días, de hecho, demasiada agua puede secar su piel tan sensible. Sólo hay que bañarlos dos o tres veces por semana. A la hora de bañarlos, es importante concentrarse en cuatro zonas: la cara, el cuello, las manos y la cola. 

Lógicamente, es una tarea que puede poner nerviosos a algunos padres. En caso de no estar seguro, se puede mantener al bebé limpio sin utilizar una bañera y encontrar la forma para bañarlo correctamente. 

Lo más importante para recordar a la hora de bañar a un recién nacido es: nunca dejarlos solos. Ni siquiera un segundo ya que necesitan ser vigilados constantemente. 

Cómo Limpiar a un Recién Nacido

Antes de estar listo para meter al bebé en la bañera, se puede limpiar la zona superior e inferior del bebé para mantenerlos perfectamente limpios; es decir, limpiarlos sin meterlos en la bañera. Si se utiliza este método es importante tener todo previamente listo.

 Limpiar al Bebé sin meterlo en la Bañera  

Para poder hacer esto se necesita: 

•Un recipiente con agua tibia

•Una toalla suave

•Algodón

•Un pañal nuevo

•Ropa limpia (si es necesario) 

Lavar la ropa y la toalla del bebé con Comfort Pure para que queden suaves y delicados sobre la piel de tu bebé. Antes de lavar, verificar la etiqueta de cuidados de la prenda.

 Cómo Limpiar al Bebé sin meterlo en la Bañera 

1. Preparando al Bebé

•Colocar al bebé en un cambiador o sostenerlo sobre tus rodillas. 

•Quitarle la ropa, aparte del pañal.

•Envolverlos en una toalla, cómodos y cálidos.

2. Lavar la Cara del Bebé

•Humedecer el algodón con agua. 

•Limpiar suavemente los ojos del bebé. Comenzar por la nariz, siempre hacia afuera. 

•Usar un algodón distinto para cada ojo para prevenir infecciones. 

•Limpiar las orejas con un algodón nuevo. 

•Nunca limpiar las orejas por dentro, ni siquiera con un hisopo. 

3. Lavar el Cuello y las Manos del Bebé

•Lavar el cuello y las manos del bebé de la misma manera que la cara.

•Secar al bebé con cuidado con una toalla. 

4. Lavar la Cola del Bebé

•Quitarle el pañal al bebé y lavarle la parte trasera con un algodón y agua tibia.

•Hacerlo con el mismo cuidado con el que se le lava la cara. 

•Secarlo con una toalla cuidadosamente. Asegurarse de que todos los pliegues de la piel estén completamente secos.

•Colocarle un pañal limpio una vez que estén secos. 

 Cómo Bañar a un Recién Nacido 

En caso de estar lo suficientemente seguros como para hacerlo, se puede bañar al bebé en una bañera. Necesitarás lo mismo que al limpiarlo sin bañera. 

1. Preparando la Bañera 

•Llenar la bañera, con ocho  a diez centímetros de agua.

•Colocar primero el agua fría o abrir las dos canillas al mismo tiempo.

•El agua de la bañera debe tener la temperatura corporal. Para probar si está bien la temperatura se recomienda tocarla con los codos y no con las manos ya que éstas pueden soportar altas temperaturas. 

•La temperatura debe ser corporal, alrededor de 37-38°C. 

2. Preparando al Bebé

•Desvestir al bebé pero dejarle el pañal.

•Si al bebé no le gusta que lo desvistan, se recomienda envolverlo en una toalla hasta que esté todo listo para bañarlo.

•Lavarle la cara y la parte trasera como se indicó anteriormente, antes de meterlo en la bañera. 

3. Bañar al Bebé

•Colocarlo suavemente dentro de la bañera. Esto se debe hacer suavemente y con mucho cuidado ya que a los bebés no les agrada la sensación de caída.

•Una mano debe estar por detrás de sus hombros y la otra sosteniendo la parte trasera cuando se lo coloca en el agua.

•Lavarlo suavemente en agua tibia. 

4. Sacar al Bebé de la Bañera

•Una vez que el bebé está limpio, sacarlo de la bañera con un brazo debajo de su cuello y la otra sosteniendo sus piernas. 

•Tener mucho cuidado ya que les queda la piel muy resbaladiza después del baño. 

•Envolverlos nuevamente con la toalla y secarlos totalmente. Prestar especial atención a los pliegues de la piel. 

La Vinculación con el Bebé Durante el Baño 

El momento del baño de tu bebé es muy importante para vincularse con él. A algunos bebés los estresa el momento del baño y pueden estar un poco molestos. Hablarles durante el baño puede ayudar a tranquilizarlos. 

Es importante disfrutar este momento y darle muchos besos y abrazos al bebé. El momento del baño es uno de esos momentos en los que, con tu bebé, pueden conectarse sin distracciones.


TOP