Skip to content
Hilos

Reciclá esas prendas que tanto querés

Todos tenemos prendas favoritas en nuestros guardarropas pero, ¿qué pasa cuando perdemos el amor por ellas? Reflexioná durante un segundo antes de pensar en el tacho de basura: con un poco de creatividad y habilidades manuales, podés renovar tu ropa y devolverle onda para que te enamore de nuevo.

¡Es hora de reciclar esa ropa que tanto querés!

Ideas para reciclar ropa

Lo lindo de reciclar ropa es dejar que tu lado creativo fluya. No existe una definición estricta sobre el significado de esta palabra, así que fijala vos mismo.

Reciclar puede ser tan simple como remover las zonas rotas o manchadas de tu ropa, o tan radical como cortar una vieja mini de jean y usarla como top (¡a Rihanna le funcionó!).

Algunas ideas para hacer que tu placard sea todavía más increíble:

  • ¿Tenés guardada una remera muy grande? Recortale un par agujeros en la espalda, atravesalos con una cinta y ajustala haciendo un moño para que tenga un mejor calce además de un toque único.
  • Transfromá tu vestido largo en una remera con algunas modificaciones simples. Tan solo cortalo del largo que prefieras para conseguir un remerón, una remera básica o o un crop top canchero. Si la querés más ajustada, achicalo con pinzas.
  • Los jeans son para todos y, cuando dejan de estar en las mejores condiciones, es muy fácil convertirlos en shorts. Cortalos para conseguir pantalones capri o shorts y dales un toque canchero con un desgastado ¡si es que todavía no están tan gastados!
  • ¿Tenés un par de stilettos viejos? Aplicá la técnica découpage para restaurarlos y hacer voltear miradas. Pegá retazos coloridos de tela o papel en los tacos y dales el toque final con barniz para conseguir unos zapatos únicos.
  • La ropa puede achicarse o acortarse después de varios lavados. Cosele una tira de encaje a la parte inferior de tus remeras para alargarlas y darles un toque elegante.
  • Convertí tu remera vieja favorita en tu remera nueva favorita con anilina para la ropa. No importa si te equivocás en el proceso de teñirla: tu remera va a ser muy vos sin dudas.
  • Transformá un suéter en un par de orejeras para el invierno. Cortá una tira de la manga o del centro y cosé los extremos de manera que queden unidos. Rellenalo con lana, vellón o tela pólar en el interior para mantener tus orejas más calentitas.
  • Los parches en los codos son un clásico del reciclado. ¡Vos podés hacerlos más divertidos! Comprá algunos de diferentes formas y texturas, como estrellas o corazones, o recortá el logo de una banda de música de alguna la remera vieja y agregalo a una campera o buzo.

Y de eso se trata. ¡Dejá que tu imaginación vuele y haga el resto! Es muy fácil decir “¡Larga vida a la ropa!” cuando tenés en mente que reciclar ropa es una nueva vida para tus prendas.